facebook instagram twitter google+ linkedin

Diccionario del Crédito Hipotecario

Desde hace unos meses los bancos han entrado en una ‘guerra’ para ofrecer el crédito hipotecario con los tipos de interés más bajos y ante la posibilidad de volver a recibir financiación para la compra de vivienda puede que estés pensando en adquirir una casa y firmar una hipoteca. Si es así, sabes que es muy importante que leas y comprendas todos los puntos del contrato que firmarás con el banco, y para eso te vendrá muy bien este diccionario de términos relacionados con el crédito hipotecario que hemos recopilado para ti.

Imagen diccionario crédito hipotecario

Acreedor: Persona que tiene un derecho a pedir el cumplimiento de una obligación o el pago de una deuda.

Adeudar: Sinónimo de deber, tener una deuda.

Amortización: Pago total o parcial que se realiza para la devolución de un préstamo. Además, se entiende por amortización la cantidad del capital de un crédito que se va devolviendo. Normalmente, a medida que va pasando el tiempo, de cada cuota iremos amortizando más capital y se irán reduciendo los intereses.

Amortización Anticipada: Capital de un préstamo que se devuelve antes de las fechas pactadas inicialmente. Puede ser total o parcial. Muchas veces se cobra un porcentaje sobre la cantidad amortizada anticipadamente, para compensar el perjuicio financiero que supone la modificación del calendario de amortización pactado, ya que se pagan menos intereses. En el caso de los préstamos a tipo variable este porcentaje puede ser, como máximo, el 1% cuando se produce una cancelación anticipada, pero no cuando es una amortización parcial.

Anualidad: Pago pactado en un préstamo que incluye capital e intereses iguales por el periodo de un año.

Aval: Es un sinónimo de garantía y se trata de un instrumento para prestar garantía del cumplimiento de una obligación, mediante el cual una persona (avalista) se compromete a pagar ciertas cantidades en el caso de que otra (avalado) no las hiciera efectivas.

Avalista: Persona que interviene como garante en un préstamo y que asume la responsabilidad de pago en caso de que quien lo pide (prestatario) no haga frente a la deuda o a sus intereses.

Base de Cálculo: El número de días utilizado en la fórmula para calcular los intereses. Según el año natural sería 36.500 y según el año comercial sería 36.000. Lo habitual es que las entidades utilicen la base de 36.000 días.

Cancelación Anticipada: Ver “Amortización Anticipada”.

Cantidades Garantizadas: Se trata del importe total de la deuda que cubre la hipoteca. No es sólo el principal que se ha prestado, también incluye una cantidad por intereses y los posibles costes por un juicio por impagados. Es la base que se utiliza para el cálculo de los honorarios del notario en la escritura de hipoteca.

Capacidad Económica: Es el criterio sobre el que gira el concepto de justicia tributaria. Se define como el grado de riqueza o volumen de patrimonio que ostenta el sujeto pasivo.

capitalCapital: En el contexto de un préstamo es la cantidad que la entidad financiera está prestando.

Carencia: Es el período inicial de la vida de un préstamo en el que el cliente únicamente paga los intereses, es decir que no se está amortizando ninguna cantidad del capital.

Cheque al Portador: Cheque que puede ser cobrado por cualquiera que lo presente ante la entidad financiera que figura en el mismo.

Cheque Conformado: Es un cheque en el que consta, en el anverso del mismo, la aprobación del banco de que hay fondos suficientes para hacer frente al pago. Es el tipo de cheque que suele requerirse en la compraventa de vivienda.

Cheque Cruzado: Cheque que lleva dos barras paralelas que le impiden ser cobrado en efectivo. Necesariamente debe ser ingresado en cuenta.

Cheque Nominativo: El extendido a nombre de cualquier persona física o jurídica.

CIRBE: Central de Información de Riesgos del Banco de España. Lugar donde recurren las entidades financieras, bajo autorización del cliente, para consultar los niveles de riesgo y morosidad de los interesados en contratar un préstamo hipotecario.

Comisión de Apertura: Importe que se paga al formalizar un préstamo, en contraprestación a los gastos administrativos, informáticos y de gestión que conlleva su apertura. Se paga una sola vez y suele ser un porcentaje sobre el capital prestado.

Comisión de Cierre: Al efectuarse el último plazo del préstamo, se debe formalizar la carta de pago del banco, mediante escritura pública inscrita en el Registro, que anula la hipoteca que existe sobre el bien. Tenemos por lo tanto, unos gastos de notaría y registro que afectan al préstamo, y que se suelen cargar como comisión de cierre.

Comisión de Entregas A Cuenta: Es un supuesto similar al de la cancelación anticipada, pero en este caso, la devolución no es sobre el importe total pendiente, sino únicamente sobre una parte.

Comisión de Estudio: Es un pago que hace a la entidad financiera, al inicio de la operación, en concepto de análisis y concesión del préstamo. Suele ser un porcentaje y tiene un mínimo. Suele ser negociable.

Comisión de Subrogación: Es el pago que recibe una entidad financiera por el cambio de titular del préstamo.

Comisión por Modificación de Contratos: Es el pago que se hace a la entidad financiera en concepto de los gastos administrativos que le produce la modificación del contrato original. Suele calcularse como un porcentaje sobre el capital pendiente de pago.

Comisión por Novación: Ver “Comisión por Modificación de Contratos”.

Comisión por Reclamación de Cuotas Impagadas: Es un pago, normalmente fijo, que se le hace a la entidad en el caso de haberse devuelto algún recibo o cuota en concepto de los gastos adicionales que se le generan al tener que volver a emitir el recibo. Es conveniente tener precaución, ya que los porcentajes que cobran suelen ser muy elevados para el cliente.

Comisiones Bancarias: Porcentajes sobre el importe total del préstamo que la entidad financiera puede cobrar al prestatario, por diversos conceptos, siempre y cuando se encuentren expresamente recogidas en la escritura del préstamo.

Corto Plazo: En términos económicos se considera corto plazo hasta 1 año.

Crédito Hipotecario: Es un contrato por el que una entidad financiera concede una línea de financiación de la que el titular puede ir tomando cantidades, según sus necesidades (esta es la principal diferencia con un préstamo, en éste, la cantidad inicial es fija y sólo hay una entrega de dinero por parte de la entidad). El titular debe devolver la cantidad prestada en los plazos y condiciones pactadas entre las partes. En el caso de que el beneficiario incumpla, la entidad tiene la garantía hipotecaria con lo que pasará a ser la propietaria del bien. El crédito se formaliza en escritura pública para poder ser inscrito en el Registro de la Propiedad.

Cuantía del Crédito Hipotecario: Es la cantidad que el banco concede en función del valor de tasación de la vivienda a hipotecar. Suele oscilar entre el 80% y el 100% de la tasación, aunque se puede solicitar una cantidad inferior.

Cuenta Ahorro Vivienda: Es un instrumento financiero que se materializa en libretas de ahorro o depósitos bancarios, que además de dar cierta rentabilidad a su titular, le otorga la ventaja fiscal de desgravarse en su declaración de la renta, por las cantidades aportadas anualmente a dicha cuenta. Las cantidades invertidas en la Cuenta de Ahorro Vivienda sólo se pueden destinar a la compra o rehabilitación de una vivienda habitual y en el plazo indicado. De lo contrario, habrá que devolver la desgravación obtenida y pagar los intereses de demora correspondientes.

Cuota A Pagar (en un préstamo): Es el importe que el cliente se compromete a pagar periódicamente (mensual, trimestral o anual) a la entidad financiera que le ha concedido el préstamo, en concepto de intereses y devolución del capital prestado.

Cuota Íntegra: En un impuesto es la cantidad que se debe abonar, y se calcula en base a la aplicación del tipo de gravamen establecido en el impuesto sobre la base liquidable, que viene a ser la cuantificación económica del hecho imponible.

Demora: Tiempo que transcurre entre la fecha en la que debería haberse cumplido una obligación y la fecha en la que se cumple real y satisfactoriamente.

Diferencial: El importe que las entidades financieras añaden al tipo de interés de referencia. Este importe puede determinarse como un importe fijo o como un porcentaje. Es muy importante tenerlo en cuenta ya que será lo que marque la diferencia entre los diferentes préstamos.

EURIBOR: Es el precio al que una entidad financiera, de primer nivel, está dispuesta a prestar dinero a otra entidad financiera del mismo volumen e importancia. Por esto, el EURIBOR se convierte en uno de los índices de referencia más importantes en las operaciones bancarias, publicándose varios de ellos en función del espacio temporal al que hacen referencia (día, semana, mes, etc). Este hecho se está dando paralelamente en todos los estados de la Unión Europea, y debemos exigir su aplicación, sobre todo en caso de que llegue la fecha de revisión en préstamos hipotecarios de interés variable.

Fecha de Ajuste: Momento en el que el tipo de interés de una hipoteca de tipo mixto pasa de ser fijo a variable.

Fecha Valor: Es el día que cuenta a los efectos de cobros y pagos para una entidad financiera.

Gastos Bancarios: Se trata de las comisiones que suelen cobrar los bancos. Una de las más habituales es la comisión de apertura de un préstamo hipotecario.

Índice Banca Privada: Es el tipo medio de las operaciones de créditos de los bancos.

Índice de Referencia: Porcentaje que se establece como parte fundamental del tipo de interés cuando éste es variable, y sobre el que se va a revisar el interés del préstamo cuando llegue el momento.

Interés: Rendimiento del capital a lo largo del tiempo. Es la retribución que se paga a la entidad financiera por el dinero que presta.

Interés Fijo: Se trata del tipo de interés que se mantiene igual durante toda la vida de un préstamo.

Interés Mixto: El tipo de interés inicial se mantiene durante un período de seis meses o un año (incluso hasta 3 ó 5 años), a partir de ese momento, se recalcula con una periodicidad anual.

Interés Nominal: Es el porcentaje de interés que se calcula sin tener en cuenta las comisiones ni la periodicidad de pago de las cuotas. No sirve, por tanto, para tener una idea ajustada de lo que nos cobrarán por el préstamo. Conviene hacer la conversión de ese interés nominal al TAE (Tasa Anual de Equivalencia) para así tener una idea más ajustada del interés efectivamente a pagar y poder comparar en términos equivalentes varias ofertas.

Interés Variable: Este tipo de interés va variando con el paso del tiempo, y será actualizado y revisado en los plazos establecidos en la firma del contrato con la entidad financiera.

IRPH: El Índice de Referencia de Préstamos Hipotecarios presenta tres clases diferentes: Bancos, Cajas de Ahorro y la totalidad de las Entidades. Viene dado por la media de los tipos de interés de los préstamos hipotecarios nuevos, con un periodo superior a tres años, sin contar los valores extremos, de las entidades a las que hace referencia. Es publicado por el Banco de España, y con anterioridad se le conocía como DGTPF (Dirección General del Tesoro y Política Financiera). Por lo general, su valor está por encima del EURIBOR, aunque su oscilación no es tan frecuente.

Fuentes: Punto Rojo InmobiliariaConsumerPreguntas Frecuentes y Definición.DE.
Punto Rojo, tu inmobiliaria en Valencia
Plz. Jesús 7 bajo izq. - 46007 - Valencia
Telf. 963 10 74 13 - puntorojo@puntorojo.es
Diseño web realizado por ANA CALVO

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies